imagen-euromelanoma-2021-una-mision-contra-el-cancer-de-piel

Euromelanoma 2021: misión contra el cáncer de piel

Euromelanoma 2021: una misión contra el cáncer de piel. Así se puede resumir el contenido de esta campaña europea que promovieron seis dermatólogos belgas en 1999 y que actualmente ya trasciende el continente, ya que agrupa a sociedades científicas de 50 países, tras el acuerdo con Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, firmado hace tres años. España empezó a participar en Euromelanoma en el año 2000, a través de la Fundación Piel Sana de la Asociación Española de Dermatología y Venereología.

Si existe un cáncer fácil de prevenir, diagnosticar y tratar precozmente, es el cáncer de piel. Sin embargo, los datos de incidencia muestran que no hacemos correctamente lo primero (hábitos preventivos), ni tampoco lo segundo, es decir, la identificación precoz de la lesión y la consulta con el médico.

Estas malas costumbres se han intensificado a raíz de la pandemia mundial de Covid-19, por la que se calcula que se han dejado de diagnosticar uno de cada cinco melanomas, el tipo más grave de cáncer de piel, tanto por la saturación de los servicios sanitarios como por el miedo de a ir al médico de la ciudadanía. Por este motivo, Euromelanoma quiere poner el foco este año en la fuerza preventiva que tenemos todas las personas.

El impacto de la pandemia 

Los datos de una reciente encuesta, realizada a más de 700 dermatólogos de todo el mundo por la Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, son muy preocupantes y evidencian, una vez más, la necesidad de la protección personal frente al cáncer de piel.

Y es que la llegada del SARS-CoV-2 ha generado unos estragos que no se limitan solo a los efectos que este virus deja en el organismo, sino a múltiples aspectos colaterales que merman la salud también en el ámbito dermatológico. Según este documento, una quinta parte (un 21 %) de los melanomas no se han diagnosticado en 2020 por culpa de la pandemia, lo que se traduce en  más de 60.000 melanomas sin detectar en todo el mundo, de los que 1.113 corresponderían a España. de acuerdo con la incidencia media anual de los últimos años.

“La carga adicional que han vivido los sistemas sanitarios sumada a las restricciones y confinamientos a lo largo de la pandemia han incrementado la tendencia a no acudir a las revisiones profesionales de la piel. Por ello, en estos momentos es tan importante la autoexploración para combatir el melanoma”, asegura el Dr. Eduardo Nagore Enguídanos, coordinador de la Campaña Euromelanoma, Fundación Piel Sana-AEDV.

Durante el periodo de confinamiento, en España se redujeron en un 40% los tumores intervenidos y aumentó el número de tumores gruesos de piel, tipo melanoma y no melanoma. De hecho, los médicos calculan que mientras dure la pandemia, una de cada cinco personas con melanoma en fase inicial dejará de ser diagnosticada.

Misión Amarte

La incidencia del cáncer de piel en nuestro país no es la más alta de Europa a pesar de que el 46,2% de los diagnósticos en las consultas dermatológicas en España son de patología tumoral. Sin embargo, se diagnostican más de 5.000 casos anuales de las que mueren unas 900 personas.

Los hábitos de la infancia y adolescencia pasan factura con los años, especialmente los relacionados con el sol. Como indica la Dra. Ángeles Flórez Menéndez, coordinadora de la Campaña Euromelanoma Fundación Piel Sana-AEDV, “la incidencia del melanoma se podría reducir si desde la niñez se establecieran hábitos dermosaludables, ya que el daño que provoca la radiación ultravioleta se va acumulando a lo largo de la vida”.

Por este motivo, la Fundación Piel Sana de la AEDV presenta la campaña Euromelanoma 2021a través de la iniciativa Misión Amarte, destinada a difundir un mensaje de autoprotección y cuidado. Así, por medio de las redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram y se propondrá a los ciudadanos que se dibujen un corazón en la cara o en el cuerpo, se hagan una foto y la compartan en sus perfiles con el hashtag #MisiónAmarte, añadiendo una referencia de su cosecha sobre lo importante que es la autoexploración para detectar a tiempo el cáncer de piel.

“Este año queremos inspirar a la gente para explorar la superficie de su piel en busca de indicios de cualquier actividad extraña, para que se ponga en contacto con su especialista cuanto antes, ya que la detección temprana es clave. Se trata de crear un movimiento para salvar vidas”, explica el Dr. Agustín Buendía, director de campañas de la Fundación Piel Sana.

Algunos hábitos dermosaludables

La campaña Euromelanoma ha incluido una semana de exploraciones de la piel de la población por parte de los dermatólogos de la Fundación Piel Sana de la AEDV en todas sus ediciones. No obstante, en 2021 no se van a retomar estas exploraciones presenciales, ya suspendidas en 2020, para persistir en la cautela ante la situación actual.

En este contexto, cabe recordar que cuando la situación no permite acudir a consulta dermatológica, las autoexploraciones mensuales de la piel son la primera línea de defensa contra el melanoma.

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo no tiene por qué consumir más que unos pocos minutos al mes, y es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo.

“Recomendamos situarse enfrente de un espejo de cuerpo entero y utilizar un espejo de mano para revisar los lugares de difícil acceso para poder abarcar todo el cuerpo. Es imprescindible que cada uno conozca su piel para apreciar cambios relevantes”, concluye el Dr. Buendía Eisman.

Por otro lado, el doctor hace un especial énfasis en las medidas de prevención primaria, es decir, una adecuada fotoprotección basada en la limitación de la exposición solar en las horas centrales del día, haciendo uso de las sombras y de fotoprotectores físicos tales como sombreros, gorras o gafas de sol; y utilizando siempre un factor de protección solar igual o mayor a 30 cada dos horas de exposición.

Apoyarse en la tecnología para prevenir más y mejor

Activar la aplicación Skin Check, en Alexa o en el Asistente de Google, ayuda a entender el proceso de revisión de la piel y recuerda a las personas que la utilizan en qué fecha deben realizar el siguiente examen de su piel, teniendo en cuenta que la periodicidad recomendada es mensual.

Además, desde la Fundación Piel Sana se seguirá promoviendo el desarrollo y actualización de la app UV Derma, que además de informar sobre el índice ultravioleta que hay en el momento, señala el tiempo que cada piel puede permanecer al sol sin quemarse, según so fototipo, y el tiempo que necesita para recibir la cantidad recomendada diaria de vitamina D.

Por último, e-Derma es una aplicación pensada para llevar un registro fotográfico de la piel. Las fotografías se almacenan en cada autoexploración mensual, de modo que es posible comparar las imágenes de cada mes para comprobar si ha ha habido cambios. Esta  aplicación también permite establecer un canal de comunicación con el especialista en dermatología, evitando problemas de movilidad y reduciendo los tiempos de diagnóstico o tratamiento.

Euromelanoma 2021: una misión contra el cáncer de piel. Así se puede resumir el contenido de esta campaña europea que promovieron seis dermatólogos belgas en 1999 y que actualmente ya trasciende el continente, ya que agrupa a sociedades científicas de 50 países, tras el acuerdo con Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, firmado hace tres años. España empezó a participar en Euromelanoma en el año 2000, a través de la Fundación Piel Sana de la Asociación Española de Dermatología y Venereología.

Si existe un cáncer fácil de prevenir, diagnosticar y tratar precozmente, es el cáncer de piel. Sin embargo, los datos de incidencia muestran que no hacemos correctamente lo primero (hábitos preventivos), ni tampoco lo segundo, es decir, la identificación precoz de la lesión y la consulta con el médico.

Estas malas costumbres se han intensificado a raíz de la pandemia mundial de Covid-19, por la que se calcula que se han dejado de diagnosticar uno de cada cinco melanomas, el tipo más grave de cáncer de piel, tanto por la saturación de los servicios sanitarios como por el miedo de a ir al médico de la ciudadanía. Por este motivo, Euromelanoma quiere poner el foco este año en la fuerza preventiva que tenemos todas las personas.

El impacto de la pandemia 

Los datos de una reciente encuesta, realizada a más de 700 dermatólogos de todo el mundo por la Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, son muy preocupantes y evidencian, una vez más, la necesidad de la protección personal frente al cáncer de piel.

Y es que la llegada del SARS-CoV-2 ha generado unos estragos que no se limitan solo a los efectos que este virus deja en el organismo, sino a múltiples aspectos colaterales que merman la salud también en el ámbito dermatológico. Según este documento, una quinta parte (un 21 %) de los melanomas no se han diagnosticado en 2020 por culpa de la pandemia, lo que se traduce en  más de 60.000 melanomas sin detectar en todo el mundo, de los que 1.113 corresponderían a España. de acuerdo con la incidencia media anual de los últimos años.

“La carga adicional que han vivido los sistemas sanitarios sumada a las restricciones y confinamientos a lo largo de la pandemia han incrementado la tendencia a no acudir a las revisiones profesionales de la piel. Por ello, en estos momentos es tan importante la autoexploración para combatir el melanoma”, asegura el Dr. Eduardo Nagore Enguídanos, coordinador de la Campaña Euromelanoma, Fundación Piel Sana-AEDV.

Durante el periodo de confinamiento, en España se redujeron en un 40% los tumores intervenidos y aumentó el número de tumores gruesos de piel, tipo melanoma y no melanoma. De hecho, los médicos calculan que mientras dure la pandemia, una de cada cinco personas con melanoma en fase inicial dejará de ser diagnosticada.

Misión Amarte

La incidencia del cáncer de piel en nuestro país no es la más alta de Europa a pesar de que el 46,2% de los diagnósticos en las consultas dermatológicas en España son de patología tumoral. Sin embargo, se diagnostican más de 5.000 casos anuales de las que mueren unas 900 personas.

Los hábitos de la infancia y adolescencia pasan factura con los años, especialmente los relacionados con el sol. Como indica la Dra. Ángeles Flórez Menéndez, coordinadora de la Campaña Euromelanoma Fundación Piel Sana-AEDV, “la incidencia del melanoma se podría reducir si desde la niñez se establecieran hábitos dermosaludables, ya que el daño que provoca la radiación ultravioleta se va acumulando a lo largo de la vida”.

Por este motivo, la Fundación Piel Sana de la AEDV presenta la campaña Euromelanoma 2021a través de la iniciativa Misión Amarte, destinada a difundir un mensaje de autoprotección y cuidado. Así, por medio de las redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram y se propondrá a los ciudadanos que se dibujen un corazón en la cara o en el cuerpo, se hagan una foto y la compartan en sus perfiles con el hashtag #MisiónAmarte, añadiendo una referencia de su cosecha sobre lo importante que es la autoexploración para detectar a tiempo el cáncer de piel.

“Este año queremos inspirar a la gente para explorar la superficie de su piel en busca de indicios de cualquier actividad extraña, para que se ponga en contacto con su especialista cuanto antes, ya que la detección temprana es clave. Se trata de crear un movimiento para salvar vidas”, explica el Dr. Agustín Buendía, director de campañas de la Fundación Piel Sana.

Algunos hábitos dermosaludables

La campaña Euromelanoma ha incluido una semana de exploraciones de la piel de la población por parte de los dermatólogos de la Fundación Piel Sana de la AEDV en todas sus ediciones. No obstante, en 2021 no se van a retomar estas exploraciones presenciales, ya suspendidas en 2020, para persistir en la cautela ante la situación actual.

En este contexto, cabe recordar que cuando la situación no permite acudir a consulta dermatológica, las autoexploraciones mensuales de la piel son la primera línea de defensa contra el melanoma.

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo no tiene por qué consumir más que unos pocos minutos al mes, y es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo.

“Recomendamos situarse enfrente de un espejo de cuerpo entero y utilizar un espejo de mano para revisar los lugares de difícil acceso para poder abarcar todo el cuerpo. Es imprescindible que cada uno conozca su piel para apreciar cambios relevantes”, concluye el Dr. Buendía Eisman.

Por otro lado, el doctor hace un especial énfasis en las medidas de prevención primaria, es decir, una adecuada fotoprotección basada en la limitación de la exposición solar en las horas centrales del día, haciendo uso de las sombras y de fotoprotectores físicos tales como sombreros, gorras o gafas de sol; y utilizando siempre un factor de protección solar igual o mayor a 30 cada dos horas de exposición.

Apoyarse en la tecnología para prevenir más y mejor

Activar la aplicación Skin Check, en Alexa o en el Asistente de Google, ayuda a entender el proceso de revisión de la piel y recuerda a las personas que la utilizan en qué fecha deben realizar el siguiente examen de su piel, teniendo en cuenta que la periodicidad recomendada es mensual.

Además, desde la Fundación Piel Sana se seguirá promoviendo el desarrollo y actualización de la app UV Derma, que además de informar sobre el índice ultravioleta que hay en el momento, señala el tiempo que cada piel puede permanecer al sol sin quemarse, según so fototipo, y el tiempo que necesita para recibir la cantidad recomendada diaria de vitamina D.

Por último, e-Derma es una aplicación pensada para llevar un registro fotográfico de la piel. Las fotografías se almacenan en cada autoexploración mensual, de modo que es posible comparar las imágenes de cada mes para comprobar si ha ha habido cambios. Esta  aplicación también permite establecer un canal de comunicación con el especialista en dermatología, evitando problemas de movilidad y reduciendo los tiempos de diagnóstico o tratamiento.

Euromelanoma 2021: una misión contra el cáncer de piel. Así se puede resumir el contenido de esta campaña europea que promovieron seis dermatólogos belgas en 1999 y que actualmente ya trasciende el continente, ya que agrupa a sociedades científicas de 50 países, tras el acuerdo con Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, firmado hace tres años. España empezó a participar en Euromelanoma en el año 2000, a través de la Fundación Piel Sana de la Asociación Española de Dermatología y Venereología.

Si existe un cáncer fácil de prevenir, diagnosticar y tratar precozmente, es el cáncer de piel. Sin embargo, los datos de incidencia muestran que no hacemos correctamente lo primero (hábitos preventivos), ni tampoco lo segundo, es decir, la identificación precoz de la lesión y la consulta con el médico.

Estas malas costumbres se han intensificado a raíz de la pandemia mundial de Covid-19, por la que se calcula que se han dejado de diagnosticar uno de cada cinco melanomas, el tipo más grave de cáncer de piel, tanto por la saturación de los servicios sanitarios como por el miedo de a ir al médico de la ciudadanía. Por este motivo, Euromelanoma quiere poner el foco este año en la fuerza preventiva que tenemos todas las personas.

El impacto de la pandemia 

Los datos de una reciente encuesta, realizada a más de 700 dermatólogos de todo el mundo por la Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, son muy preocupantes y evidencian, una vez más, la necesidad de la protección personal frente al cáncer de piel.

Y es que la llegada del SARS-CoV-2 ha generado unos estragos que no se limitan solo a los efectos que este virus deja en el organismo, sino a múltiples aspectos colaterales que merman la salud también en el ámbito dermatológico. Según este documento, una quinta parte (un 21 %) de los melanomas no se han diagnosticado en 2020 por culpa de la pandemia, lo que se traduce en  más de 60.000 melanomas sin detectar en todo el mundo, de los que 1.113 corresponderían a España. de acuerdo con la incidencia media anual de los últimos años.

“La carga adicional que han vivido los sistemas sanitarios sumada a las restricciones y confinamientos a lo largo de la pandemia han incrementado la tendencia a no acudir a las revisiones profesionales de la piel. Por ello, en estos momentos es tan importante la autoexploración para combatir el melanoma”, asegura el Dr. Eduardo Nagore Enguídanos, coordinador de la Campaña Euromelanoma, Fundación Piel Sana-AEDV.

Durante el periodo de confinamiento, en España se redujeron en un 40% los tumores intervenidos y aumentó el número de tumores gruesos de piel, tipo melanoma y no melanoma. De hecho, los médicos calculan que mientras dure la pandemia, una de cada cinco personas con melanoma en fase inicial dejará de ser diagnosticada.

Misión Amarte

La incidencia del cáncer de piel en nuestro país no es la más alta de Europa a pesar de que el 46,2% de los diagnósticos en las consultas dermatológicas en España son de patología tumoral. Sin embargo, se diagnostican más de 5.000 casos anuales de las que mueren unas 900 personas.

Los hábitos de la infancia y adolescencia pasan factura con los años, especialmente los relacionados con el sol. Como indica la Dra. Ángeles Flórez Menéndez, coordinadora de la Campaña Euromelanoma Fundación Piel Sana-AEDV, “la incidencia del melanoma se podría reducir si desde la niñez se establecieran hábitos dermosaludables, ya que el daño que provoca la radiación ultravioleta se va acumulando a lo largo de la vida”.

Por este motivo, la Fundación Piel Sana de la AEDV presenta la campaña Euromelanoma 2021a través de la iniciativa Misión Amarte, destinada a difundir un mensaje de autoprotección y cuidado. Así, por medio de las redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram y se propondrá a los ciudadanos que se dibujen un corazón en la cara o en el cuerpo, se hagan una foto y la compartan en sus perfiles con el hashtag #MisiónAmarte, añadiendo una referencia de su cosecha sobre lo importante que es la autoexploración para detectar a tiempo el cáncer de piel.

“Este año queremos inspirar a la gente para explorar la superficie de su piel en busca de indicios de cualquier actividad extraña, para que se ponga en contacto con su especialista cuanto antes, ya que la detección temprana es clave. Se trata de crear un movimiento para salvar vidas”, explica el Dr. Agustín Buendía, director de campañas de la Fundación Piel Sana.

Algunos hábitos dermosaludables

La campaña Euromelanoma ha incluido una semana de exploraciones de la piel de la población por parte de los dermatólogos de la Fundación Piel Sana de la AEDV en todas sus ediciones. No obstante, en 2021 no se van a retomar estas exploraciones presenciales, ya suspendidas en 2020, para persistir en la cautela ante la situación actual.

En este contexto, cabe recordar que cuando la situación no permite acudir a consulta dermatológica, las autoexploraciones mensuales de la piel son la primera línea de defensa contra el melanoma.

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo no tiene por qué consumir más que unos pocos minutos al mes, y es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo.

“Recomendamos situarse enfrente de un espejo de cuerpo entero y utilizar un espejo de mano para revisar los lugares de difícil acceso para poder abarcar todo el cuerpo. Es imprescindible que cada uno conozca su piel para apreciar cambios relevantes”, concluye el Dr. Buendía Eisman.

Por otro lado, el doctor hace un especial énfasis en las medidas de prevención primaria, es decir, una adecuada fotoprotección basada en la limitación de la exposición solar en las horas centrales del día, haciendo uso de las sombras y de fotoprotectores físicos tales como sombreros, gorras o gafas de sol; y utilizando siempre un factor de protección solar igual o mayor a 30 cada dos horas de exposición.

Apoyarse en la tecnología para prevenir más y mejor

Activar la aplicación Skin Check, en Alexa o en el Asistente de Google, ayuda a entender el proceso de revisión de la piel y recuerda a las personas que la utilizan en qué fecha deben realizar el siguiente examen de su piel, teniendo en cuenta que la periodicidad recomendada es mensual.

Además, desde la Fundación Piel Sana se seguirá promoviendo el desarrollo y actualización de la app UV Derma, que además de informar sobre el índice ultravioleta que hay en el momento, señala el tiempo que cada piel puede permanecer al sol sin quemarse, según so fototipo, y el tiempo que necesita para recibir la cantidad recomendada diaria de vitamina D.

Por último, e-Derma es una aplicación pensada para llevar un registro fotográfico de la piel. Las fotografías se almacenan en cada autoexploración mensual, de modo que es posible comparar las imágenes de cada mes para comprobar si ha ha habido cambios. Esta  aplicación también permite establecer un canal de comunicación con el especialista en dermatología, evitando problemas de movilidad y reduciendo los tiempos de diagnóstico o tratamiento.