TOP
imagen-la-profesion-medica-se-suma-a-donde-estan-ellas

La profesión médica se compromete con la visibilidad de las mujeres

La profesión médica se suma a #DóndeEstánEllas, una iniciativa de la Oficina del Parlamento Europeo en España para aumentar la presencia y la visibilidad de las mujeres en conferencias, debates, seminarios y otros actos públicos. En una profesión en la que ya representan el 70% de las nuevas matrículas de las facultades de Medicina, solo ocho de los 42 decanatos de esas mismas universidades están dirigidos por una mujer.

Con el fin de avanzar en el compromiso con el liderazgo femenino, hilo conductor de la celebración del 8M, Día Internacional de las Mujeres, de este año, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) se ha convertido en la primera organización de profesionales de la salud en adherirse a #DóndeEstánEllas, que en la actualidad cuenta con 146 organizaciones firmantes.

Junto a ocho hospitales, todos de la red pública de la Comunidad de Madrid, el CGCOM es la única institución sanitaria que adquiere el compromiso de facilitar que las médicas se constituyan en voces expertas, uno de los primeros pasos para que se produzca el cambio cultural necesario para que el liderazgo femenino surja y se exprese en igualdad de condiciones. Sin visibilidad y, por tanto, sin referentes, las mujeres líderes están claramente en desventaja y no son tantas como debieran ser, a juzgar por su representatividad en los distintos sectores profesionales.

Sin embargo, las mujeres están clara e insultantemente infrarrepresentadas en la esfera pública, en la que el mensaje sigue siendo construido por los hombres, a través de todo tipo de actos y publicaciones en las que son mayoría, especialmente cuando lo que se dirime son las tendencias y las decisiones que construirán el futuro.

2020 y el auge de los all-male panels

El pasado jueves, 4 de marzo, la Oficina del Parlamento Europeo en España publicó los datos recogidos de enero a diciembre de 2020 en la tercera edición de la iniciativa #DóndeEstánEllas. En ella, las entidades participantes se comprometen a llevar un recuento anual de participación de expertos en sus eventos, desagregado por género, para identificar el porcentaje de participación femenina en paneles y actos públicos, la visibilidad de mujeres con discapacidad que participan como expertas y la organización de manels o paneles compuestos solo por ponentes varones. 

Los resultados recogidos por las más de 70 organizaciones que participaron en el recuento del año completo (de enero a diciembre 2020) revelan que la pandemia ha supuesto un verdadero revés para las mujeres también en este aspecto. De los 9.690 ponentes que participaron en los 2.028 eventos organizados, 4.028 fueron mujeres (41,6%) y 5.662 fueron hombres (58,4%). Y eso en organizaciones comprometidas con la paridad.

Las cifras son visiblemente peores que los datos de la edición de #DóndeEstánEllas del año anterior: De enero a diciembre de 2019, de los 16.705 ponentes participantes en los 1.183 debates organizados por los entonces 40 firmantes, 8.018 fueron mujeres (48%) frente a 8.687 hombres (52%).

En 2020 también se redujo el número de mujeres ponentes con algún tipo de discapacidad. Solo 124 de las 4.028 participantes pertenecían a este colectivo, lo que supone el 3,08%del total. En 2019 hubo 304 participantes con discapacidad, el 3,8% del total.

Otro dato igualmente negativo de los muchos que nos deja el año pasado hace referencia al aumento de paneles compuestos únicamente por hombres. En 2020, se organizaron 588 all-male panels (manels) frente a los 83 de 2019, multiplicando la cifra por siete. Curiosamente, el CCGOM ha estrenado su adhesión a #DóndeEstánEllas la convocatoria a un panel 100% masculino: la presentación del informe anual de agresiones a profesionales médicos, que se celebrará el próximo viernes 12 de marzo. Esperemos que sea el último.

Entre el techo de cristal y el de cemento

El 4 de marzo, durante el acto de adhesión del CGCOM a la iniciativa, la vicepresidenta de la Comisión de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género en el Parlamento Europeo, Mª Eugenia Rodríguez Palop, señaló que la sanidad es el segundo sector profesional más feminizado, después del comercio, y lamentó «que sean precisamente los sectores más feminizados y precarizados los más esenciales durante toda nuestra vida y en todos los momentos de vulnerabilidad”.

Además de subrayar la precariedad y la brecha salarial del sector, señaló que el liderazgo femenino en la profesión médica también es escaso por el techo de cristal, que dificulta a las mujeres ocupar puestos de poder, y el techo de cemento, el que ellas mismas se imponen ante las profundas dificultades para compaginar la doble jornada –laboral y de cuidados– a la que se enfrentan. Estas son, por cierto, solo algunos de los obstáculos de las mujeres en la ciencia.

En la presentación también estuvo presente la doctora Manuela García Romero, vicepresidenta segunda y representante del Observatorio de Género y Profesión del CGCOM. Este observatorio parte de un grupo de trabajo creado en 2017, desde el que se elaboró un estudio que permitiera obtener una radiografía de la situación. El estudio mostró que persisten condiciones en la cultura organizativa que dificultan la igualdad entre mujeres y hombres.

En opinión de la doctora, “aunque se ha mejorado mucho, la situación la igualdad entre hombres y mujeres sigue sin ser efectiva, por lo que desde el CGCOM nos comprometemos a que la brecha de género vaya disminuyendo. Velar por las equidades profesionales, independientemente del género, está entre nuestras funciones”.

Sin embargo, el incremento progresivo de la presencia de las mujeres en la medicina no se ha visto correspondido por la misma representatividad en los puestos de toma de decisiones. Como consecuencia, las profesionales están infrarrepresentadas en las gerencias de los hospitales, las jefaturas de servicios clínicos y la dirección de equipos de investigación. A nivel institucional, solo cuatro de los 52 colegios profesionales provinciales están presididos por mujeres. El mismo CGCOM no ha tenido nunca una presidenta.

En lo referente a la iniciativa #DóndeEstánEllas, Manuela García Romero explicó que, en su opinión, «no hay mujeres expertas porque los roles se repiten, ya que los hombres elaboran los paneles de las mesas de debate y otros actos públicos. Tenemos que hacer el ejercicio de pensar en expertas y visualizarlas, ser nosotras mismas referentes para animar a liderar un Colegio. En esta tarea, la labor del CGCOM es muy importante”.

La profesión médica se suma a #DóndeEstánEllas, una iniciativa de la Oficina del Parlamento Europeo en España para aumentar la presencia y la visibilidad de las mujeres en conferencias, debates, seminarios y otros actos públicos. En una profesión en la que ya representan el 70% de las nuevas matrículas de las facultades de Medicina, solo ocho de los 42 decanatos de esas mismas universidades están dirigidos por una mujer.

Con el fin de avanzar en el compromiso con el liderazgo femenino, hilo conductor de la celebración del 8M, Día Internacional de las Mujeres, de este año, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) se ha convertido en la primera organización de profesionales de la salud en adherirse a #DóndeEstánEllas, que en la actualidad cuenta con 146 organizaciones firmantes.

Junto a ocho hospitales, todos de la red pública de la Comunidad de Madrid, el CGCOM es la única institución sanitaria que adquiere el compromiso de facilitar que las médicas se constituyan en voces expertas, uno de los primeros pasos para que se produzca el cambio cultural necesario para que el liderazgo femenino surja y se exprese en igualdad de condiciones. Sin visibilidad y, por tanto, sin referentes, las mujeres líderes están claramente en desventaja y no son tantas como debieran ser, a juzgar por su representatividad en los distintos sectores profesionales.

Sin embargo, las mujeres están clara e insultantemente infrarrepresentadas en la esfera pública, en la que el mensaje sigue siendo construido por los hombres, a través de todo tipo de actos y publicaciones en las que son mayoría, especialmente cuando lo que se dirime son las tendencias y las decisiones que construirán el futuro.

2020 y el auge de los all-male panels

El pasado jueves, 4 de marzo, la Oficina del Parlamento Europeo en España publicó los datos recogidos de enero a diciembre de 2020 en la tercera edición de la iniciativa #DóndeEstánEllas. En ella, las entidades participantes se comprometen a llevar un recuento anual de participación de expertos en sus eventos, desagregado por género, para identificar el porcentaje de participación femenina en paneles y actos públicos, la visibilidad de mujeres con discapacidad que participan como expertas y la organización de manels o paneles compuestos solo por ponentes varones. 

Los resultados recogidos por las más de 70 organizaciones que participaron en el recuento del año completo (de enero a diciembre 2020) revelan que la pandemia ha supuesto un verdadero revés para las mujeres también en este aspecto. De los 9.690 ponentes que participaron en los 2.028 eventos organizados, 4.028 fueron mujeres (41,6%) y 5.662 fueron hombres (58,4%). Y eso en organizaciones comprometidas con la paridad.

Las cifras son visiblemente peores que los datos de la edición de #DóndeEstánEllas del año anterior: De enero a diciembre de 2019, de los 16.705 ponentes participantes en los 1.183 debates organizados por los entonces 40 firmantes, 8.018 fueron mujeres (48%) frente a 8.687 hombres (52%).

En 2020 también se redujo el número de mujeres ponentes con algún tipo de discapacidad. Solo 124 de las 4.028 participantes pertenecían a este colectivo, lo que supone el 3,08%del total. En 2019 hubo 304 participantes con discapacidad, el 3,8% del total.

Otro dato igualmente negativo de los muchos que nos deja el año pasado hace referencia al aumento de paneles compuestos únicamente por hombres. En 2020, se organizaron 588 all-male panels (manels) frente a los 83 de 2019, multiplicando la cifra por siete. Curiosamente, el CCGOM ha estrenado su adhesión a #DóndeEstánEllas la convocatoria a un panel 100% masculino: la presentación del informe anual de agresiones a profesionales médicos, que se celebrará el próximo viernes 12 de marzo. Esperemos que sea el último.

Entre el techo de cristal y el de cemento

El 4 de marzo, durante el acto de adhesión del CGCOM a la iniciativa, la vicepresidenta de la Comisión de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género en el Parlamento Europeo, Mª Eugenia Rodríguez Palop, señaló que la sanidad es el segundo sector profesional más feminizado, después del comercio, y lamentó «que sean precisamente los sectores más feminizados y precarizados los más esenciales durante toda nuestra vida y en todos los momentos de vulnerabilidad”.

Además de subrayar la precariedad y la brecha salarial del sector, señaló que el liderazgo femenino en la profesión médica también es escaso por el techo de cristal, que dificulta a las mujeres ocupar puestos de poder, y el techo de cemento, el que ellas mismas se imponen ante las profundas dificultades para compaginar la doble jornada –laboral y de cuidados– a la que se enfrentan. Estas son, por cierto, solo algunos de los obstáculos de las mujeres en la ciencia.

En la presentación también estuvo presente la doctora Manuela García Romero, vicepresidenta segunda y representante del Observatorio de Género y Profesión del CGCOM. Este observatorio parte de un grupo de trabajo creado en 2017, desde el que se elaboró un estudio que permitiera obtener una radiografía de la situación. El estudio mostró que persisten condiciones en la cultura organizativa que dificultan la igualdad entre mujeres y hombres.

En opinión de la doctora, “aunque se ha mejorado mucho, la situación la igualdad entre hombres y mujeres sigue sin ser efectiva, por lo que desde el CGCOM nos comprometemos a que la brecha de género vaya disminuyendo. Velar por las equidades profesionales, independientemente del género, está entre nuestras funciones”.

Sin embargo, el incremento progresivo de la presencia de las mujeres en la medicina no se ha visto correspondido por la misma representatividad en los puestos de toma de decisiones. Como consecuencia, las profesionales están infrarrepresentadas en las gerencias de los hospitales, las jefaturas de servicios clínicos y la dirección de equipos de investigación. A nivel institucional, solo cuatro de los 52 colegios profesionales provinciales están presididos por mujeres. El mismo CGCOM no ha tenido nunca una presidenta.

En lo referente a la iniciativa #DóndeEstánEllas, Manuela García Romero explicó que, en su opinión, «no hay mujeres expertas porque los roles se repiten, ya que los hombres elaboran los paneles de las mesas de debate y otros actos públicos. Tenemos que hacer el ejercicio de pensar en expertas y visualizarlas, ser nosotras mismas referentes para animar a liderar un Colegio. En esta tarea, la labor del CGCOM es muy importante”.

La profesión médica se suma a #DóndeEstánEllas, una iniciativa de la Oficina del Parlamento Europeo en España para aumentar la presencia y la visibilidad de las mujeres en conferencias, debates, seminarios y otros actos públicos. En una profesión en la que ya representan el 70% de las nuevas matrículas de las facultades de Medicina, solo ocho de los 42 decanatos de esas mismas universidades están dirigidos por una mujer.

Con el fin de avanzar en el compromiso con el liderazgo femenino, hilo conductor de la celebración del 8M, Día Internacional de las Mujeres, de este año, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) se ha convertido en la primera organización de profesionales de la salud en adherirse a #DóndeEstánEllas, que en la actualidad cuenta con 146 organizaciones firmantes.

Junto a ocho hospitales, todos de la red pública de la Comunidad de Madrid, el CGCOM es la única institución sanitaria que adquiere el compromiso de facilitar que las médicas se constituyan en voces expertas, uno de los primeros pasos para que se produzca el cambio cultural necesario para que el liderazgo femenino surja y se exprese en igualdad de condiciones. Sin visibilidad y, por tanto, sin referentes, las mujeres líderes están claramente en desventaja y no son tantas como debieran ser, a juzgar por su representatividad en los distintos sectores profesionales.

Sin embargo, las mujeres están clara e insultantemente infrarrepresentadas en la esfera pública, en la que el mensaje sigue siendo construido por los hombres, a través de todo tipo de actos y publicaciones en las que son mayoría, especialmente cuando lo que se dirime son las tendencias y las decisiones que construirán el futuro.

2020 y el auge de los all-male panels

El pasado jueves, 4 de marzo, la Oficina del Parlamento Europeo en España publicó los datos recogidos de enero a diciembre de 2020 en la tercera edición de la iniciativa #DóndeEstánEllas. En ella, las entidades participantes se comprometen a llevar un recuento anual de participación de expertos en sus eventos, desagregado por género, para identificar el porcentaje de participación femenina en paneles y actos públicos, la visibilidad de mujeres con discapacidad que participan como expertas y la organización de manels o paneles compuestos solo por ponentes varones. 

Los resultados recogidos por las más de 70 organizaciones que participaron en el recuento del año completo (de enero a diciembre 2020) revelan que la pandemia ha supuesto un verdadero revés para las mujeres también en este aspecto. De los 9.690 ponentes que participaron en los 2.028 eventos organizados, 4.028 fueron mujeres (41,6%) y 5.662 fueron hombres (58,4%). Y eso en organizaciones comprometidas con la paridad.

Las cifras son visiblemente peores que los datos de la edición de #DóndeEstánEllas del año anterior: De enero a diciembre de 2019, de los 16.705 ponentes participantes en los 1.183 debates organizados por los entonces 40 firmantes, 8.018 fueron mujeres (48%) frente a 8.687 hombres (52%).

En 2020 también se redujo el número de mujeres ponentes con algún tipo de discapacidad. Solo 124 de las 4.028 participantes pertenecían a este colectivo, lo que supone el 3,08%del total. En 2019 hubo 304 participantes con discapacidad, el 3,8% del total.

Otro dato igualmente negativo de los muchos que nos deja el año pasado hace referencia al aumento de paneles compuestos únicamente por hombres. En 2020, se organizaron 588 all-male panels (manels) frente a los 83 de 2019, multiplicando la cifra por siete. Curiosamente, el CCGOM ha estrenado su adhesión a #DóndeEstánEllas la convocatoria a un panel 100% masculino: la presentación del informe anual de agresiones a profesionales médicos, que se celebrará el próximo viernes 12 de marzo. Esperemos que sea el último.

Entre el techo de cristal y el de cemento

El 4 de marzo, durante el acto de adhesión del CGCOM a la iniciativa, la vicepresidenta de la Comisión de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género en el Parlamento Europeo, Mª Eugenia Rodríguez Palop, señaló que la sanidad es el segundo sector profesional más feminizado, después del comercio, y lamentó «que sean precisamente los sectores más feminizados y precarizados los más esenciales durante toda nuestra vida y en todos los momentos de vulnerabilidad”.

Además de subrayar la precariedad y la brecha salarial del sector, señaló que el liderazgo femenino en la profesión médica también es escaso por el techo de cristal, que dificulta a las mujeres ocupar puestos de poder, y el techo de cemento, el que ellas mismas se imponen ante las profundas dificultades para compaginar la doble jornada –laboral y de cuidados– a la que se enfrentan. Estas son, por cierto, solo algunos de los obstáculos de las mujeres en la ciencia.

En la presentación también estuvo presente la doctora Manuela García Romero, vicepresidenta segunda y representante del Observatorio de Género y Profesión del CGCOM. Este observatorio parte de un grupo de trabajo creado en 2017, desde el que se elaboró un estudio que permitiera obtener una radiografía de la situación. El estudio mostró que persisten condiciones en la cultura organizativa que dificultan la igualdad entre mujeres y hombres.

En opinión de la doctora, “aunque se ha mejorado mucho, la situación la igualdad entre hombres y mujeres sigue sin ser efectiva, por lo que desde el CGCOM nos comprometemos a que la brecha de género vaya disminuyendo. Velar por las equidades profesionales, independientemente del género, está entre nuestras funciones”.

Sin embargo, el incremento progresivo de la presencia de las mujeres en la medicina no se ha visto correspondido por la misma representatividad en los puestos de toma de decisiones. Como consecuencia, las profesionales están infrarrepresentadas en las gerencias de los hospitales, las jefaturas de servicios clínicos y la dirección de equipos de investigación. A nivel institucional, solo cuatro de los 52 colegios profesionales provinciales están presididos por mujeres. El mismo CGCOM no ha tenido nunca una presidenta.

En lo referente a la iniciativa #DóndeEstánEllas, Manuela García Romero explicó que, en su opinión, «no hay mujeres expertas porque los roles se repiten, ya que los hombres elaboran los paneles de las mesas de debate y otros actos públicos. Tenemos que hacer el ejercicio de pensar en expertas y visualizarlas, ser nosotras mismas referentes para animar a liderar un Colegio. En esta tarea, la labor del CGCOM es muy importante”.